...

Cliente

Númina Finance

Sector

Financiero

Servicios

Identidad de Marca
Naming
Claim / slogan
Tipografía
Aplicativos offline

Al meternos de lleno en el proyecto de Branding para Númina, nuestra estrategia fue clara desde el inicio: esquivar por completo la idea de crear una marca personal para nuestra clienta. La razón detrás de esta decisión es bastante sencilla: el sector de la asesoría financiera está hasta arriba de consultores, con tanta competencia que ya casi no se distinguen unos de otros.

La inspiración para Númina vino de una necesidad palpable en el mercado: la de introducir una marca que rompiera esquemas, que se sintiera moderna y transparente en un espacio tradicionalmente conservador. Este sector, dominado por una paleta de colores fríos como los azules y grises, pedía a gritos una inyección de novedad y claridad.

Con esto en mente, nos pusimos manos a la obra para desarrollar un naming que resonara con los valores y atributos de la marca. Queríamos algo que hablara de innovación, pero que también se sintiera cercano y confiable. Y así es como nació “Númina”, un nombre que de por sí sugiere una nueva forma de entender las finanzas, acompañado de un claim que hace aterrizar su propuesta de valor de manera clara y directa.

Pero no nos quedamos ahí. La idea era desafiar las convenciones del sector, apostando por una experiencia de usuario completamente diferente. Nos propusimos crear un branding que no solo captara la atención sino que mantuviera a los clientes enganchados, especialmente aquellos hogares en busca de una brisa fresca en el manejo de sus finanzas personales. Númina se posiciona como un faro de sabiduría en el vasto mar de la educación financiera, ofreciendo servicios diseñados para empoderar a sus clientes, ayudándoles a tomar decisiones informadas y a mejorar su bienestar económico.

En resumen, el trabajo con Númina fue un ejercicio de equilibrio entre innovación y claridad, entre ser audaces y mantenerse fieles a la esencia de ofrecer asesoría financiera de calidad. Lo que buscábamos era que la marca se convirtiera en un referente de cambio dentro de un sector que, hasta ahora, había sido muy reacio a él. Con Númina, queríamos demostrar que es posible ser serios y profesionales sin caer en lo aburrido, que las finanzas también pueden ser accesibles y, sobre todo, que hay formas nuevas y atractivas de hablar de dinero.

Al meternos de lleno en el proyecto de Branding para Númina, nuestra estrategia fue clara desde el inicio: esquivar por completo la idea de crear una marca personal para nuestra clienta. La razón detrás de esta decisión es bastante sencilla: el sector de la asesoría financiera está hasta arriba de consultores, con tanta competencia que ya casi no se distinguen unos de otros.